martes, 18 de agosto de 2009

EL EJERCICIO ABUSIVO DE UN DERECHO


Presentación: Cuando entra en conflicto el Derecho con la Justicia debe el Juez preferir la Justicia, proscribiendo y prohibiendo el Ejercicio Abusivo de un Derecho; en esta sentencia se analiza la figura jurídica del Ejercicio Abusivo de un Derecho, estudiando los elementos que lo caracterizan y, se concluye que el actuar del titular del derecho no otorga utilidad alguna puesto que es ejercitado con un fin exclusivamente nocivo.



CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE CUSCO
CUARTO JUZGADO CIVIL



Juez : Luis Manuel Castillo Luna


Expediente número : 2007-2091
Demandante : Oscar Alejandro Arteta Infantas
Demandado : Doris Abuhadba de Rondón y otros
Materia : Petición de Herencia y otras acciones
Reconvencionalmente Abuso de Derecho
Especialista Legal : Lia Ccarhuarupay Bejar


SENTENCIA

Resolución Número 31

Cusco, veinticuatro de julio
del año dos mil nueve.


El Juez, que emite sentencia reasume su función luego de culminada su licencia por salud.

I EXPOSICIÓN DEL CASO

Asunto: Demanda de Petición de Herencia, presentada por el señor Oscar Alejandro Arteta Infantas (en adelante el demandante y demandado reconvencional), en contra de los señores Doris Abuhadba de Rondón, Luis Munir Rondón Abuhadba, Alonso Ademir Rondón Abuhadba, Evelina Andrea Rondón Abuhadba y Tania Doris Rondón Abuhadba (en adelante los demandados y demandantes reconvencionales).

Demanda y petitorio: Mediante escrito presentado el veintitrés de agosto del dos mil siete (folio 13), el demandante interpone su demanda peticionando:

i Se le declara como único y universal heredero de los bienes de quien en vida fue su difunta esposa Yrene Adriana Rondón Abuhadba.

ii Excluir a los demandados como herederos de los bienes que fueron de propiedad de su difunta esposa y, que le corresponden en su condición de cónyuge supérstite.

iii La nulidad de la inscripción de la Sucesión Intestada de su difunta esposa.

iv Se declara la nulidad de los asientos de inscripción de derecho de propiedad de los supuestos herederos de su finada esposa.

v De la misma forma se ordene la inscripción de la demanda en el Registro de Sucesión Intestada de los Registros Públicos del Cusco y bloqueo registral de las partidas a que dieron origen la Sucesión Intestada de su finada esposa.

Los hechos: Son los siguientes:

Refiere el demandante que, es cónyuge supérstite de quien en vida fuera Yrene Adriana Rondón Abuhadba, en mérito al matrimonio celebrado en fecha veintitrés de mayo de mil novecientos ochenta y cinco, y al haber fallecido ésta en fecha diez de enero del dos mil seis sin que se haya disuelto el vinculo matrimonial, le corresponde ser declarado heredero único y universal de su cónyuge.

Agrega que, los demandados como madre y hermanos de su consorte se han hecho declarar herederos de ésta, cuando en realidad no les asiste dicha condición jurídica por ser el demandante su único heredero legal forzoso, razón por la que además debe excluirse a dichos justiciables demandados como herederos por no asistirles dicha vocación, por tanto, también deberá declararse la invalidez de la inscripción del derecho de propiedad de los supuestos herederos respecto de los bienes de la causante Yrene Adriana Rondón Abuhadba.

De derecho: Son los siguientes:

Ampara su pretensión en lo dispuesto por los artículos Artículos 822 y 864 del Código Civil.

Actividad Jurisdiccional: Mediante Resolución número uno se emite el Auto Admisorio de la demanda, el mismo que con las copias de la demanda y anexos respectivos ha sido notificada a los demandados conforme a ley.

Contestación a la demanda y demanda reconvencional: Los demandados han absuelto el traslado de la demanda en forma negativa, proponiendo Reconvencionalmente las pretensiones de Ejercicio Abusivo del Derecho y accesoriamente Indemnización de Daños y Perjuicios por Responsabilidad Extracontractual, todo ello mediante escrito del dieciocho de octubre del dos mil nueve (folio 69), con los siguientes fundamentos:

Los hechos: Son los siguientes

Señalan que, es cierto que Yrene Adriana Rondón Abuhadba ha contraído nupcias con el demandante en fecha veintiuno de mayo de mil novecientos ochenta y cinco, pero desde el año mil novecientos ochenta y nueve se separaron de hecho por existir diferencias irreconciliables, inclusive el hoy demandante ha entablado relaciones convivenciales con Zoila Valdivia Díaz Silva con quien ha procreado una hija llamada María del Carmen Arteta Valdivia nacida el dieciséis de mayo de mil novecientos noventa y uno.

Agregan que, doña Yrene Adriana Rondón Abuhadba ha instado el proceso civil número 2005-10 luego signado con el número 2005-1613 sobre Divorcio Absoluto por la causal de Separación de hecho tramitado ante el Tercer Juzgado de Familia del Cusco, la que fue posteriormente modificada con intervención del demandando a una pretensión de Separación Convencional por mutuo acuerdo, la misma que ha sido estimada por el Órgano Jurisdiccional, sin embargo el Divorcio como tal no se produjo al haber fallecido Yrene Adriana Rondón Abuhadba durante el proceso.

Añaden que, al tratarse de una separación de hecho y de derecho, el hoy demandante se ha desentendido totalmente de Yrene Adriana Rondón Abuhadba así como de sus necesidades, máxime que esta ha fallecido luego de padecer una penosa enfermedad cancerígena, no habiendo el demandante nunca mostrado interés en atender dicha afección y menos aún contribuido con las atenciones del caso, por lo que resulta además de irrazonable, inmoral que el demandante pretenda ser declarado heredero de una persona a quien nunca ha atendido como a su esposa y, menos aún auxiliado y prodigado cuidados al tratarse de una persona enferma, resultando por tanto un abuso de derecho que debe declararse judicialmente

Manifiestan que la interposición de la demanda que origina el presente proceso genera en los demandantes reconvencionales angustia, aflicción, preocupación y afectación personales y espirituales, por ver mancillada la memoria de su hija y hermana respectivamente, obligándolos a revelar aspectos de su vida íntima con el descrédito social generado por el accionar de quien no tiene vocación moral para suceder a Yrene Adriana Rondón Abuhadba, y que asciende a ciento veinte mil dólares americanos.

De derecho: Amparan su demanda reconvencional en los artículos 1954,1696, 1985 del Código Civil.

Actividad Jurisdiccional: Mediante resolución número cuatro del diez de diciembre del dos mil siete (folio 157), se declara la Existencia de una Relación Jurídica Procesal Válida y por consiguiente Saneado el Proceso, convocándose además a las partes a la Audiencia respectiva.

Audiencia de Conciliación, Fijación de Puntos Controvertidos y Saneamiento Probatorio: En fecha cinco de marzo del dos mil ocho se realiza la Audiencia de Conciliación (folio 188), oportunidad en la que se verifica la conciliación de modo formal sin poder llegar a acuerdo conciliatorio, se señalan los puntos controvertidos, y se admiten los medios probatorios, y al final de la misma se señala fecha para la Audiencia de Pruebas.

Audiencia de Pruebas: El cinco de mayo del dos mil ocho (folio 271) se realiza la Audiencia de Pruebas continuada por acta del veinticinco de junio del dos mil ocho (folio 314), siendo el estado del proceso la Jueza anterior emite Sentencia mediante Resolución número veintiuno del veintiocho de noviembre del dos mil ocho, apelada que fuera ha sido declarada nula por resolución de vista del treinta y uno de marzo del dos mil nueve y, puestos los autos en mesa para emitir sentencia se expide la misma.


III FUNDAMENTOS DE LA DECISIÓN

Primero: Del derecho a la tutela procesal efectiva

i El artículo 4° del Código Procesal Constitucional, define la tutela procesal efectiva como aquella situación jurídica de una persona en la que se respetan, sus derechos de libre acceso al órgano jurisdiccional, a probar, de defensa, al contradictorio y a la igualdad sustancial en el proceso; a no ser desviada de la jurisdicción predeterminada ni sometida a procedimientos distintos de los previos por la ley; a la obtención de una resolución fundada en derecho, a acceder a los medios impugnatorios regulados, a la imposibilidad de revivir procesos fenecidos, a la actuación adecuada y temporalmente oportuna de las resoluciones judiciales y a la observancia del principio de legalidad procesal.

ii Todos estos derechos, en comunión además a lo dispuesto por el artículo 139,3 de la Constitución Política el Perú, han sido respetados a cada uno de los partícipes en el presente proceso.

Segundo: De los medios probatorios y fijación de puntos controvertidos.

i El artículo 196 del Código Procesal Civil dispone: “Salvo disposición legal diferente la carga de probar corresponde a quien afirma hechos que configuren su pretensión o a quien los contradice alegando hechos nuevos.” Y, de acuerdo al dispositivo siguiente, esto es artículo 197, “Todos los medios probatorios son valorados en forma conjunta por el juzgador utilizando para ello su apreciación razonada”.

De modo que teniendo en cuenta los puntos controvertidos fijados en la Audiencia de Saneamiento y Conciliación y, las normas citadas, los medios probatorios a valorarse son solamente aquellos destinados a acreditar los hechos que distancian a las partes esto es, los puntos materia de controversia.

ii Juzgado ha fijado como puntos controvertidos en el presente proceso los siguientes:

a. El establecimiento del derecho del demandante para ser declarado heredero único y universal de quien en vida fue Yrene Adriana Rondón Abuhadba.

El establecimiento del derecho del demandante a ser el único y universal heredero de los bienes de su causante, antes referida.

El establecimiento de la existencia de causa de nulidad de la inscripción del derecho de propiedad de los demandados.

El establecimiento del ejercicio abusivo del derecho atribuido al demandante.

El establecimiento de la producción de daños y perjuicios a los demandados por acción del demandante.

El establecimiento del carácter indemnizable de los daños y perjuicio referidos precedentemente.


Tercero: Del derecho del demandante a ser declarado el único y universal heredero de la señora Yrene Adriana Rondón Abuhadba

i En rigor, el aspecto medular de las pretensiones del demandante se enfoca, en determinar su derecho a ser declarado único y universal heredero de la señora Yrene Adriana Rondón Abuhadba, como cónyuge supérstite, para ello es preciso acreditar, dos aspectos fundamentales resumidos en el siguiente orden:

a. Acreditar la muerte de quien se reclama su acervo o legado hereditario, supuesto de hecho que el demandante ha demostrado con el certificado de Defunción de quien en vida se llamó Yrene Adriana Rondón Abuhadba del diez de enero del dos mil seis (folio 5).

b. Probar el entroncamiento familiar, respecto de la persona de quien se reclama la herencia, hecho que también ha acreditado el demandante, con el acta de matrimonio de fecha veintitrés de mayo de mil novecientos ochenticinco (folio 4), que demuestra que era cónyuge de Yrene Adriana Rondón Abuhadba.

ii El artículo 816 del Código Civil, ubicado dentro del Título Primero, de la Sección Tercera, del Libro IV Derecho de Sucesión del Código Civil, señala: “Son herederos del primer orden, los hijos y demás descendientes; del segundo orden, los padres y demás ascendientes; del tercer orden, el cónyuge, del cuatro, quinto y sexto órdenes, respectivamente, los parientes colaterales del segundo, tercero y cuarto grado de consanguinidad.
El cónyuge también es heredero en concurrencia con los herederos de los dos primeros órdenes indicados en este artículo.”

Nótese que esta disposición legal reconoce el derecho sucesorio de modo excluyente, salvo el caso del cónyuge sobreviniente.

Ahora bien el cónyuge supérstite, a falta de herederos de primer y segundo orden resulta siendo el único con derecho a heredar conforme, más adelante, dispone el artículo 825 del Código predicho, hecho que se da en el presente caso.

iii Respecto a la pretensión de Petición de Herencia, está le es habilitada al heredero que no posee los bienes que considera le pertenecen y, puede acumular la pretensión de ser declarado heredero, si habiéndose pronunciado declaración judicial de herederos, considera que con ella se ha preterido sus derechos conforme dispone el artículo 664 del Código Civil; en el caso de autos que en efecto, ha existido declaración judicial de sucesión intestada de quien en vida fue Yrene Adriana Rondón Abuhadba, considerándose como sus herederos únicamente a los demandados y excluyendo al demandante, conforme se aprecia de la Partida Registral número 11052652 del Registro de Declaratoria de Herederos (folio 7).

iv En resumen ha quedado claro y demostrado lo siguiente:

a. La señora Yrene Adriana Rondón Abuhadba falleció, sin dejar testamento, el diez de enero del dos mil seis.

b. El demandante estaba casado con Yrene Adriana Rondón Abuhadba desde el año de mil novecientos ochenta y cinco.

c. Fueron declarados únicos y universales herederos de Yrene Adriana Rondón Abuhadba, los demandados (madre y hermanos), excluyendo al demandante.

v No obstante acreditado el derecho que le asiste al demandante, aspecto no negado por los demandados, estos reconvencionalmente esgrimen, que dicho derecho es ejercido abusivamente; es base a supuestos que serán analizados en siguiente considerando.

Cuarto: Del abuso del derecho.

i El artículo II del Título Preliminar del Código Civil señala: “La ley no ampara el ejercicio ni la omisión abusivos de un derecho. Al demandar indemnización u otra pretensión, el interesado puede solicitar las medidas cautelares apropiadas para evitar o suprimir provisionalmente el abuso.

ii La doctrina sobre le tema resulta abundante y obviamente merece ser citada, por ejemplo Julien Bonnecase sostiene que:

“La verdadera noción del abuso del derecho se reduce a su forma psicológica, como el ejercicio de un derecho sin utilidad para su titular y con un fin exclusivamente nocivo y se compone de cuatro elementos:

1. El primer elemento consiste en el poder de acción, representado por un derecho, respecto de la cual su titular puede estrictamente limitarse con la intención secreta de servirse únicamente para dañar a otra persona (…)

2. El segundo refiere a la ausencia de toda utilidad derivada del ejercicio del derecho, entendido ello como la ausencia de todo interés serio y legítimo,(…)

3.- El tercer elemento se trata de la intención nociva en su sentido psicológico, es decir, tal y como la comprendemos, la cual constituye la característica esencial de la noción de abuso de derecho; la intención nociva debe estar absolutamente caracterizada y absorberse a la noción de dolo del derecho común, es decir, a la intención de dañar, cuya materialización no tenga un significado dudoso y revele la intención con que se ha realizado, y

4). por último, el perjuicio ocasionado a otra persona, elemento absolutamente necesario que en el orden del procedimiento es el primero en aparecer y que conduce a verificar la existencia de los otros elementos en donde agota su papel para no reaparecer sino hasta el momento de valorar el monto de la reparación debida”(1).

Marcial Rubio Correa, citando a Jean Badin señala: “…el artículo II, referente al abuso del derecho, es más específico y se refiere al tema con las siguientes características:

1) Existe una norma positiva que reconoce el derecho.

2) Se produce el ejercicio de ese derecho por un sujeto.


3) Ese ejercicio del derecho, tal como ha sido llevado a cabo, no está limitado ni prohibido por ninguna norma positiva.

4) Sin embargo, se entiende que dicho ejercicio contraria las normas generales de convivencia social, y, por tanto, que los tribunales deben restringir o prohibir esa particularidad manera de ejercitar el derecho.(2)

iii Conviene ahora analizar las razones por las cuales, consideran los demandados que el demandante ejerce abusivamente su derecho y, de la lectura de la demanda reconvencional se observa que ellos fundamentan su pretensión en los siguientes hechos:

a. Es cierto que su hermana Yrene Adriana Rondón Abuhadba contrajo matrimonio civil con el demandante, el veintiuno de mayo de mil novecientos ochenta y cinco, sin que hayan procreado hijo alguno; este hecho se encuentra debidamente acreditado, con el Acta de Matrimonio del folio 4.

b. Empero no es menos cierto que entre su hermana y el demandante se ha producido una separación de hecho, iniciando el demandante una relación sentimental con la señora Zoila Valdivia Díaz Silva, con quien procrea una hija, nacida el dieciséis de mayo de mil novecientos noventiuno; este hecho se encuentra debidamente acreditado con la partida de nacimiento del folio 43, con el añadido, advertido por el juzgado, que el demandante ha contraído matrimonio civil con la señora Zoila Valdivia Díaz Silva, en la Municipalidad Distrital de Limatambo el veinte de noviembre del do mil siete (folio 320), por cierto en fecha posterior al deceso de Yrene Adriana Rondón Abuhadba.

c. Su hermana, en fecha tres de enero del dos mil cinco, interpuso demanda de Divorcio Absoluto por la causal de Separación de hecho, en contra del demandante, tramitado ante el Tercer Juzgado de Familia del Cusco, en el escrito de demanda su hermana refirió que la separación de hecho se produjo todavía el año de mil novecientos ochenta y nueve, que no adquirieron bienes y que no reclamaba alimentos, hecho que se acredita con la copia autenticada del escrito de demanda del folio 124.

d. En el mes de abril del dos mil cinco su hermana conjuntamente con el demandante presentaron un escrito sobre variación de demanda por la de Separación Convencional, acompañando la propuesta de convenio conforme a ley, hecho que se acredita con la copia autenticada del escrito de variación de demanda del folio 129.

e. A pedido del demandante, en dicho proceso judicial, se señaló fecha para la Audiencia hecho que se acredita con la copia autenticada del escrito del folio 163.

f. Posteriormente el representante de su hermana solicitó se dicte sentencia, y el Tercer Juzgado de Familia del Cusco emite primera Sentencia declarando fundada la demanda y en consecuencia Separados lo cónyuges, suspendidos los deberes relativos al lecho y habitación y poniendo fin a las sociedad de gananciales, hecho que se acredita con la copia de la sentencia autenticada del folio 137.

g. Finalmente se solicitó la Disolución del Vínculo Matrimonial y el Tercer Juzgado dispone se ponga autos en mesa para expedir sentencia la que no se llega a emitir por el fallecimiento de su hermana.

iv Expuestos los hechos el juzgado extrae la siguientes conclusiones:

1. Si bien es cierto ha existido un matrimonio civil entre doña Yrene Adriana Rondón Abuhadba y el demandante, en ambos ha existido el deseo de no continuar ligados ni a cumplir con los deberes nacidos de dicha relación jurídica.

2. Precisamente en el deseo de no cumplir los deberes del matrimonio, llámese fidelidad, asistencia, cohabitación etc. el demandante ha mantenido una relación extramatrimonial con señora Zoila Valdivia Díaz Silva, con quien incluso tiene una hija nacida el año de mil novecientos noventa y uno, por su parte doña Yrene Adriana Rondón Abuhadba, ha iniciado un proceso de Separación de Hecho variada posteriormente y de manera conjunta con el demandante por una de Separación Convencional o de Mutuo Acuerdo.

Luego de lo advertido, nacen las siguientes interrogantes:

¿El demandante acaso no ejerce su derecho en contraste con el comportamiento asumido a lo largo de la relación con Yrene Adriana Rondón Abuhadba?(3)

¿El demandante acaso no comente abuso de derecho, luego de determinar con su comportamiento una situación de confianza digna de tutela en la contraparte?

En ambos casos la respuesta es positiva.

v Ampliando el análisis, conviene ahora analizar si se cumplen los supuestos de abuso de derecho que cita Jean Badin.

a. El demandante tiene más de una norma que reconoce su pretensión, artículos 664, 816 y 825 del Código Civil, y que han sido ampliamente tratados en esta sentencia.

b. Con la demanda presentada por el demandante se ejercita dicho derecho.

c. No existe norma alguna que prohíba a un cónyuge supérstite el solicitar la petición de herencia de su cónyuge premuerta.

d. Sin embargo en el ejercicio de su derecho el demandante excede manifiestamente los límites impuestos por la buena fe, por las buenas costumbres y el fin social de ese derecho, pero además como quedo establecido, ejerce su derecho con contraste con su comportamiento y luego de haber otorgado una situación de confianza digna de tutela a la contraparte.

vi Se dice que dicho comportamiento debe ser prohibido y restringido por los Jueces, ello tiene asidero en la medida que al Juez se otorga el poder de impartir justicia, y es que ante un conflicto entre el derecho y la Justicia se debe preferir este último valor, tal cual lo señaló el recordado Jurista Uruguayo Eduardo J. Cuture y su celebrado decálogo que calza perfectamente

Lucha: Tu deber es luchar por el Derecho, pero el día que encuentres en conflicto el Derecho con la Justicia, lucha por la Justicia".

Por tanto la pretensión de Ejercicio Abusivo del Derecho debe ser estimada.

Quinto: De la pretensión de indemnización de daños y perjuicios

i Al respecto el Juzgado se pregunta, si establecido que el demandante ha ejercido abusivamente su derecho corresponde per se otorgar la indemnización de daños y perjuicios a favor de los demandados? La respuesta creemos es negativa, y es que a la par de acreditase el abuso del derecho debe también acreditarse los supuestos de la Responsabilidad Civil.

ii El ejercicio abusivo de un derecho es una conducta ilícita de modo que queda demostrado la ilicitud o antijuridicidad, por cuanto resulta contrario a valores y principios del orden jurídico, respecto del factor de atribución obviamente la conducta del demandado resulta dolosa y encaja perfectamente en lo dispuesto por el artículo 1969 del Código Civil, respecto del Daño se señala que la interposición de la demanda les ha causado daño patrimonial, daño patrimonial – daño emergente y lucro cesante y daño moral, los cuales cuantifican en ciento veinte mil dólares americanos (US$ 120,000.00), respecto al daño patrimonial no acompañan medio probatorio alguno que permita al Juez cuantificar los daños.

iii Sin embargo de lo señalado, el Juzgado advierte que la pretensión de indemnización de daños y perjuicios, tal cual se afirma en la demanda reconvencional, es fruto de la interposición de la pretensión de petición de herencia por el señor Oscar Alejandro Arteta Infantas, es decir que con dicha demanda se les causa perjuicio económico y moral, este supuesto calza perfectamente en lo dispuesto por el artículo 4 del Título Preliminar del Código Civil que señala: “Concluido un proceso por resolución que desestima la demanda, si el demandado considera que el ejercicio del derecho de acción fue irregular o arbitrario, puede demandar el resarcimiento por los daños y perjuicios que haya sufrido….”

El presupuesto, nótese, es que el proceso haya concluido, por tanto la pretensión de indemnización debe ser desestimada, dejando a salvo el derecho de los demandantes reconvencionales, demandados en el principal, para ejercer su derecho una vez concluido el presente proceso.

Sexto: De las costas y costos

i Las costas y costos del proceso son de cargo de la parte vencida conformes dispone el artículo 412 del Código Civil, siendo en el presente caso de cargo del señor Oscar Alejandro Arteta Infantas.

DECISION:

Por estos fundamentos, con la convicción y certeza otorgados por los medios probatorios y con evidente criterio razonado e impartiendo justicia a nombre de la Nación:

FALLO: Declarando:

1. INFUNDADA: La demanda de Petición de Herencia y otras acciones interpuesta por Oscar Alejandro Arteta Infantas.

2. FUNDADA: La demanda reconvencional de Abuso de Derecho presentada por Doris Abuhadba de Rondón, Luis Munir Rondón Abuhadba, Alonso Ademir Rondón Abuhadba, Evelina Andrea Rondón Abuhadba y Tania Doris Rondón Abuhadba. E IMPROCEDENTE la misma demanda respecto de la Indemnización de Daños y perjuicios

3. Con costas y costos, que deberán ser abonados por el señor Oscar Alejandro Arteta Infantas.


Hágase Saber.

(1) Bonnecase, Julien, Tratado Elemental de Derecho Civil. Volumen I. Editorial Harla, México, Distrito Federal, 1997, ps. 824 a la 827.
(2) Rubio Correa, Marcial, Abuso del Derecho. Para Leer el Código Civil II, Lima, PUCP, 1985, p. 22. (citado también por la parte demandada)
(3) Aquí incluso podría hablarse del principio venire contra factum propium, o teoría de los actos propios.

No hay comentarios:

 
Elegant de BlogMundi