jueves, 23 de abril de 2009

El Emplazamiento al Apoderado, a Propósito de una Reciente Sentencia del Tribunal Constitucional Perunao

PRESENTACIÓN
Con el presente artículo (*) se analiza una sentencia emitida por el Tribunal Constitucional, donde se da por notificado al demandado de un proceso de alimentos, pese a que la demanda fue remitida a su representante sin facultad para ser emplazado con ella, así se estudia la institución de la representación procesal, señalando su significado, los requisitos para su constitución y las vicisitudes de su ejercicio.
Luis Manuel Castillo Luna.
LA SENTENCIA
JURISPRUDENCIA MATERIA DE ANÁLISIS
EXP. N.° 04126-2006-PA/TCLIMA:
JOSÉ PATROCINIO RUITÓN CARRASCO
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los 19 días del mes de julio del 2006, el pleno del Tribunal Constitucional, con la asistencia de los señores magistrados García Toma, Gonzales Ojeda, Alva Orlandini, Bardelli Lartirigoyen, Vergara Gotelli y Landa Arroyo, pronuncia la siguiente sentencia.
ASUNTO: Recurso de agravio constitucional interpuesto por don José Patrocinio Ruitón Salazar, en representación de don José Patrocinio Ruitón Carrasco contra la resolución de la Sala Permanente de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema de Justicia de la República, de fojas 98 del cuaderno principal, su fecha 10 de febrero de 2005, que declara improcedente la demanda de autos.

ANTECEDENTES: Con fecha 12 de abril de 2004, el recurrente interpone demanda de amparo contra el Segundo Juzgado de Paz Letrado de La Libertad, con sede en Trujillo, con el objeto de que se deje sin efecto las resoluciones judiciales expedidas por dicho juzgado en el proceso de alimentos seguido por doña Evelyn Rodríguez Matute contra su representado; y que por consiguiente se reponga el proceso a la etapa de emplazamiento. Refiere que tales resoluciones vulneran su derecho al debido proceso, especialmente su derecho de defensa.

Aduce que la demanda y el auto admisorio del aludido proceso de alimentos no fueron notificados válidamente a su representado en su domicilio real en Lima, pese a que el juzgado emplazado tenía pleno conocimiento de su ubicación por medio de documento público, desde el 25 de febrero de 2003. Asimismo, precisa que debido a esta falta de notificación su representado no se apersonó al proceso, siendo declarado rebelde, no notificándosele, además, la sentencia dictada con fecha 31 de octubre de 2003.Con fecha 13 de abril de 2004, la Segunda Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de La Libertad declara improcedente, in límine, la demanda por considerar que el proceso del que emanan las resoluciones impugnadas es regular, y que, de existir irregularidades, el recurrente debió hacer uso de los medios impugnatorios que la ley procesal prevé.

La recurrida confirma la apelada por los mismos fundamentos, agregando que la pretensión de cuestionar el criterio jurisdiccional de la resolución judicial no es procedente en el proceso de amparo.
FUNDAMENTOS: Conforme a los argumentos expuestos, debe determinarse si en el presente caso el demandante ha sido colocado en una situación de indefensión respecto de determinadas decisiones judiciales expedidas en el proceso de alimentos seguido en su contra y que concluyó con la sentencia de fecha 31 de octubre de 2003, que le ordenó pagar una pensión alimenticia a favor de doña Evelyn Rodríguez Matute y su menor hija Cinthya Ruitón Rodríguez.
Al respecto, como lo ha señalado el Tribunal Constitucional en reiterados pronunciamientos, el derecho de defensa constituye un derecho fundamental de naturaleza procesal que conforma el ámbito del debido proceso. En cuanto derecho fundamental, se proyecta como principio de interdicción en caso de indefensión, y como principio de contradicción de los actos procesales cuando estos pudiesen repercutir en la situación jurídica de alguna de las partes de un proceso o de un tercero con interés.En el caso de autos, este Colegiado considera que debe desestimarse la demanda, pues de la revisión de actuados se desprende que la respectiva demanda del proceso de alimentos y demás resoluciones le fueron notificadas a su apoderado –quien también lo representa en el presente proceso–, quien contaba con los poderes necesarios para demandar, reconvenir, contestar demandas y reconvenciones; asistir a las audiencias, conciliación y prueba, desistimiento del proceso y de la pretensión; presentar en su nombre los recursos que fueran necesarios, entre otros actos, tal como consta en el “Poder General y Especial”, que obra a fojas 49 vuelta del cuaderno principal. En consecuencia, al no haberse generado estado de indefensión en el demandante, pues su apoderado ha admitido haber sido notificado con las respectivas actuaciones judiciales, la demanda debe ser desestimada.
Adicionalmente a lo expuesto y teniendo en cuenta la actuación del demandante, conviene precisar que el proceso judicial de alimentos tiene una naturaleza especial, toda vez que se relaciona con la prestación de aquello que es indispensable para la subsistencia, habitación, vestido o educación de los niños, entre otros aspectos, motivo por el cual requiere de los actores procesales y, principalmente, del responsable de la obligación alimentaria –cuando así lo determine el juzgador–, una urgente atención y no la utilización de medios que tienen como fin el retardo o ineficaz cumplimiento de tal obligación, más aún cuando, conforme se desprende del artículo 6 de la Constitución, es deber de los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos.Por las consideraciones expuestas, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú.
HA RESUELTO: Declarar INFUNDADA la demandaPublíquese y notifíquese

SS. GARCÍA TOMA, GONZALES OJEDA, ALVA ORLANDINI, BARDELLI LARTIRIGOYEN, VERGARA GOTELLI, LANDA ARROYOEL ARTÍCULO:
EL EMPLAZAMIENTO AL APODERADO, A PROPÓSITO DE UNA RECIENTE SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PERUANO.**
Luis Manuel Castillo Luna*
I.- INTRODUCCIÓN:

En el presente trabajo analizamos la resolución del Tribunal Constitucional en el marco del Proceso de Amparo 04126-2006-PA/TC seguido por JOSÉ PATROCINIO RUITÓN CARRASCO, la que a nuestro juicio podría traer repercusiones imprevistas, en el tema de la Representación y, en especial, del apoderamiento judicial. Para el análisis del tema consideramos necesario abordar, en primer lugar, las nociones elementales en torno a la representación, las que, en principio, nos permitirán conocer la naturaleza de la representación, la delimitación conceptual del poder de representación, para luego analizar los requisitos de la representación, el ejercicio normal y anormal del poder de representación, los efectos del ejercicio anormal del poder de representación y la representación procesal. Finalmente, procederemos al análisis del tratamiento que Tribunal Constitucional ha otorgado a la representación en el marco del proceso de amparo a que hiciéramos referencia, adoptando una posición crítica sobre el caso, siempre sobre la base de lo estudiado.

II.- IDEAS PREVIAS:
De ordinario se ha afirmado que la declaración de voluntad (destinada a crear, regular, modificar o extinguir una relación jurídica) es obra del sujeto interesado, de modo que éste la realiza en nombre propio y obviamente produce efectos dentro de su esfera jurídica, o como refiere autorizada doctrina: “En tal caso, sujeto de la declaración de voluntad y sujeto del interés por el cual la declaración es emitida, coinciden”[1].Sin embargo, suele suceder, que, quien emite la declaración de voluntad y celebra el negocio jurídico no es el sujeto a quien se dirigen los efectos jurídicos, de modo que, en principio, el negocio jurídico puede ser celebrado directamente por el propio interesado, o por otra persona en nombre del interesado, la doctrina refiere “… la actuación del representante vale como si fuese el representado, en cuya cabeza se producen los efectos…[2]” o lo que es lo mismo, los negocios celebrados por el representante producen efectos y obligaciones para el representado.
Desde otra óptica se puede señalar que la actuación jurídico negocial es, generalmente, una actuación del interesado para sí, debido a que, el ordenamiento jurídico dota a los particulares de un poder para celebrar negocios jurídicos (autonomía privada), lo que significa la posibilidad de que dispone el individuo para crear por sí y en interés suyo, la más amplia gama de relaciones jurídicas o negocios jurídicos con otros individuos, no obstante, y como refiere el profesor Karl Larenz, “…en una economía de intercambio evolucionada se origina la necesidad imperiosa de hacer que otro actúe en lugar del interesado, de forma que aquél, el representante, pueda constituir efectos jurídicos para el representado del mismo modo que éste puede constituirlos para sí.[3]”Las necesidades por las cuales un sujeto de derecho requiere que otro, por él, manifieste su voluntad, son de la más variable índole, ausencia, imposibilidad material o simplemente por que no quiere concluir el negocio personalmente, o como refiere el profesor Aníbal Torres Vásquez, “Sin embargo, ocurre con frecuencia que el interesado, porque le falta capacidad o por motivo ajenos a su voluntad, no puede atender personalmente sus asuntos. Por estas razones, surge la necesidad de que el Derecho reconozca el poder de concluir actos jurídicos por cuenta del interesado, a personas que sí tienen capacidad y oportunidad.[4] En esa misma línea Fernando Vidal Ramírez[5].

III.- NATURALEZA JURÍDICA:
La representación, en una manera amplia de verla, es el simple actuar de una persona por otra y, desde un punto de vista jurídico y obviamente mucho más restringido, es definida en el sentido, que los actos de autonomía privada, pueden ser celebrados personalmente por el interesado o sujeto titular o pueden también ser celebrados por otro que declara voluntad en su nombre e interés.
Sobre el particular, doctrina ya aludida señala, “La naturaleza” o significado jurídico de la representación consiste, según esto, en que el representante celebra “en lugar del representado” un negocio jurídico para éste, el cual es considerado, respecto a sus efectos jurídicos, como un negocio del propio representado. El representante concluye, ciertamente, el negocio, pero no como propio, sino como negocio de otro, que es el representado por aquél[6].
Por la representación entonces, un sujeto denominado representante, sustituye a otra denominado representado, en la celebración del negocio jurídico, así la declaración de voluntad que realiza el representante es por cuenta, interés y en nombre del representado, por tanto, el negocio jurídico así celebrado produce efectos en la esfera del representado[7].

IV.- DELIMITACIÓN CONCEPTUAL DEL PODER DE REPRESENTACIÓN:
Tanto a nivel de los formantes legislativo, doctrinal y jurisprudencial, solamente existen dos clases de representación, legal y voluntaria. La primera es aquella que nace de la norma, por ejemplo la representación de los incapaces (artículo 45 del Código Civil), de los desaparecidos y ausentes (artículo 597 del Código Civil), del hijo póstumo cuando la madre ha sido destituida de la patria potestad (artículo 598 del Código Civil), la representación de la sociedad conyugal (artículos 292 y 314 del Código Civil), etc. la segunda – representación voluntaria – en cambio es la que se origina en la declaración de voluntad, es decir tiene su origen en un negocio jurídico, por el cual una persona llamada representado otorga facultades de representación a favor de otra denominada representante (artículo 145 del Código Civil), entonces, la representación voluntaria se origina en un negocio jurídico, en la que el representado, ejerciendo su autonomía privada, designa a una persona, para que en su nombre e interés lo represente y celebre el negocio representativo.Conforme dispone el artículo 145 del Código Civil[8], el otorgamiento de la representación es un acto de autonomía privada, acto al cual la doctrina ha denominado, apoderamiento, acto de apoderamiento o poder de representación, nosotros utilizaremos la denominación “El poder de Representación”.
El término poder, en materia de representación, reúne varios significados, así viene a constituir un conjunto de facultades que el representado confiere al representante y que puede o no hacer constar documentalmente, también sirve para designar el documento en el cual consta realmente el poder de representación, o también el término ha sido utilizado para referirse al negocio jurídico por medio del cual una persona otorga facultades representativas a otra, sin tener en cuenta si ese negocio jurídico está o no fijado documentalmente, finalmente se ha designado al poder para referirse a la posibilidad que tiene el representante para influir con sus actos en la esfera de actuación jurídica del representado.
Wermer Flume, la define al poder de representación como “…. el poder de crear reglas jurídico-negociales para otro por medio de una actuación en su nombre si nos atenemos más a la terminología de la Ley, entonces podemos decir que es el poder de emitir o recibir declaraciones de voluntad por y en lugar de otro, en la inteligencia de que la regla jurídico-negocial lo sea del representado y no del representante[9].”Respecto del poder como documento, éste resulta irrelevante a efectos del trabajo planteado, en cambio el poder como conjunto de facultades constituye en si “El Poder de Representación”, el cual por regla general no requiere de una forma específica, salvo para aquellos actos de disposición del patrimonio[10], y en caso del a representación procesal, indistintamente podrá otorgarse mediante escritura pública o acta ante el Juez del proceso.
Para Diez-Picazo[11], “el apoderamiento o poder de representación es un negocio jurídico unilateral y recepticio, que funciona con independencia y con separación de las relaciones subyacentes, que pueden existir entre el representante y representado.” Se trata entonces de un negocio unilateral por tanto le basta la sola declaración de voluntad del representado no siendo indispensable la aceptación del representante.

V.- REQUISITOS DE LA REPRESENTACIÓN:
Para que se admita la figura de la representación se requiere que el ordenamiento jurídico reconozca, en principio, la posibilidad de actuar en representación de otro y con efecto para éste, dicho reconocimiento se encuentra contemplado en el artículo 145 del Código Civil, hecho el reconocimiento por el ordenamiento jurídico, es éste el que impone los requisitos para que la representación sea válida, así son requisitos de validez de la representación: a) El poder de representación; y b) Actuación en nombre del representado y por cuenta de este.
a.- El poder de representación: Definimos al poder de representación como un negocio jurídico unilateral y recepticio, nos referimos únicamente a la representación voluntaria -, quiere ello decir que, si no existe la declaración de voluntad del representado resulta obvio que tampoco existe la representación, visto así, el poder de representación legitima y autoriza la actuación del representante.
Sin el poder de representación, sea por que falta totalmente, o no existe, o aún existiendo el representado se excede en los límites o viola las facultades concedidas, el falso representante o apoderado judicial no podría celebrar ningún negocio jurídico en beneficio del representado, y si aún así lo celebrase, no produciría efectos jurídicos en la esfera del representado.
Autorizada doctrina, señala “En el otorgamiento jurídico negocial del poder de representación este puede estar limitado en su contenido de modo que el representante sólo tenga poder para realizar el negocio, con eficacia para el representado, si lo hace con el contenido fijado por éste…[12]”
b.- Actuación en nombre del representado: A este requisito se refiere el artículo 164 del Código Civil que a la letra dice: “Manifestación de la calidad de representante: El representante está obligado a expresar en todos los actos que celebre que procede a nombre de su representado y, si fuere requerido, a acreditar sus facultades”. (el subrayado no corresponde al texto original).
La autorización para celebrar un negocio jurídico en nombre y en interés ajeno, se denomina contemplatio domini, que como afirma Albadejo “pone acertadamente de relieve que se quiere el negocio, no para sí, sino para aquél, y que para ello, se desenvuelve la actividad negocial teniéndolo presente (contemplándolo)[13].”
La denominada contemplatio domini o el hecho que el representante, manifieste que actúa en nombre del representado, sirva para revelar al tercero, que el negocio jurídico no es para el sino para su representado, el que el representado manifieste que obra en nombre del representado advierte al tercero que los efectos jurídicos del acto así celebrado solamente beneficiaran o perjudicaran a su representado.
Sobre el tema Aníbal Torres Vásquez, señala con criterio que compartimos, que “el poder está destinado al representante y al tercero con quien aquél celebra el acto representativo, pero el tercero toma conocimiento de la existencia del poder gracias a la contemplatio domini[14].” (el subrayado no corresponde al texto original)El artículo 164 del Código Civil, y que citamos líneas arriba, nos permite apreciar, además, que el representado si fuera requerido se encuentra obligado a acreditar sus facultades, dicho de otro manera el tercero que celebra el negocio jurídico con el representante, una vez que este le comunique que obra en nombre de otro o por efecto de la contemplatio domini, puede requerirlo para que le exhiba el poder de representación o poder representativo, con el objeto claro está, de conocer los alcances, facultades e incluso su vigencia.


VI. EL EJERCICIO NORMAL DEL PODER DE REPRESENTACIÓN:
Si bien es cierto el representante no se halla vinculado a la representación que se le ha otorgado, ello en tanto la representación o poder representativo es un negocio jurídico unilateral y recepticio, por tanto para nacer requiere de una sola manifestación de voluntad, no es menos cierto que el representante amparado en la autorización que el concede el representado, al celebrar el negocio jurídico representativo, tiene el deber de: 1).- Obrar dentro de los límites del poder, y 2).- atenerse a las instrucciones del representado o actuar dentro de las facultades que se le han otorgado.Así, el ejercicio normal del poder de representación se produce, cuando el apoderado desarrolla su actividad dentro de los límites formales del poder y cuando la actuación del apoderado, tal cual es consustancial al concepto de representación, se realiza coincidiendo con el interés del representado.
Por otro lado, es necesario hacer mención expresa a que el fundamento de la Representación según la Teoría de la Cooperación es la solidaridad humana, y radica en la ayuda espontánea, casual o convenida, por tanto se entiende en la colaboración que se presta a la persona que no puede o no quiere realizar determinado negocio jurídico, por tanto, surge un presupuesto o requisito más a la relación representativa, la confianza, y es que la elección del representante se funda en una serie de circunstancias, dentro de las cuales descuellan las condiciones personales del elegido, de modo que en la relación representativa existe el intuito personae, lo que obliga al l representante realizar la procura de manera personal, salvo que se hubiera autorizado la sustitución[15].
Recapitulando, podemos afirmar que, el ejercicio normal de la representación se produce cuando el apoderado desarrolla su actividad dentro de los límites formales del poder, cuando la actuación del apoderado, tal cual es consustancial al concepto de representación, se realiza coincidiendo con el interés del representado, pero además cuando el representante realiza el negocio representativo personalmente salvo que se halla autorizado la sustitución.

VII.- EL EJERCICIO ANORMAL DEL PODER DE REPRESENTACIÓN:
El ejercicio anormal del poder de representación es denominado también como representación sin poder, y es que el fundamento del actuar del representante se encuentra en el poder, o como bien refiere Aníbal Torres, “en la esencia de la representación está el poder, siendo presupuesto necesario para el ejercicio de la representación que el representante en su actuación con los terceros exhiba el nombre del representado y proceda dentro de los límites del poder, por tanto, no es posible la representación directa cuando se carece totalmente de poder[16]”(el subrayado no corresponde al texto original).
Así, doctrina que estudiamos señala: “Quien sin poder de representación realiza un negocio jurídico en nombre ajeno o acepta que se realice frente a él (representación pasiva), actúa como representante sin poder de representación. Por la falta de poder de representación, el negocio celebrado por o frente al representante no será un negocio del representado[17].” (el subrayado no corresponde al texto original) Como fuera, la representación sin poder o el ejercicio anormal del poder de representación asume supuestos distintos los cuales en armonía con cierto sector de la doctrina y en discrepancia con otro[18] podemos enumerarlos en: 1).- Exceso en los límites de las facultades conferidas, 2).- La violación de las facultades conferidas, y 3).-
La ausencia de representación o poder.
En realidad en los tres supuestos estamos ante la figura del falsus procurator, y a estos se refiere el artículo 161 del Código Civil[19], veamos cada uno de ellos.
1).- Exceso en los límites de las facultades conferidas: El poder de representación es el acto por el cual el representado legitima el actuar del representante, tal es así que el poder le sirve a éste como instrumento para realizar el negocio representativo, pero el ejercicio de las facultades conferidas debe ejercitarse dentro del tiempo concedido por el dominus.
El Código Civil, al referirse al exceso en el límite de las facultades, en realidad se refiere al exceso en los límites temporales del poder, por haberse extinguido, sea por revocatoria o por cumplimiento del plazo, de modo que el representante conociendo o no la revocatoria o al vencimiento del plazo, extiende su actuación más allá de los limites temporales señalados por el representado, al respecto autorizada doctrina refiere[20], ”Exceso implica sobrepasar los límites de los poderes, principalmente en sentido cuantitativo, “violación” es obrar en disconformidad con tales poderes, principalmente en sentido cualitativo, esto es, del contenido.”
2).- La violación de las facultades conferidas: Dando por sentado la existencia del poder de representación, otorgado válidamente, y la actuación del representante dentro de los límites temporales, suele suceder que este celebre el negocio representativo violando las facultades, instrucciones o directrices otorgadas por el representado.
De modo que la violación de las facultades se refiere al contenido cuantitativo del poder, y se produce con la utilización del poder para una finalidad distinta a la querida por el poderdante y en función de intereses distintos a los perseguidos por él al otorgar el poder, como cuando se otorga poder para comprar y se arrienda, o se conceden facultades para contestar demanda y reconvenir y se allana, de modo que e representante no cumple la disposiciones que le ha sido conferidas.
3).- La ausencia de representación o poder: En si se trata de una atribución indebida de poder y se presenta siempre que una persona desarrolla una actuación que en el aspecto externo es representativa, se actúa en interés y a nombre de un representado, sin tener la calidad de representante.
Este supuesto se presenta únicamente cuando no ha existe relación representativa entre el falso representante y el representado, y si bien es cierto el representante busca celebrar actos en interés y por cuenta ajena, no es menos cierto que no se encuentra legitimado para ello, pues como se tiene dicho no existe poder para ello.Como señala Lohmann Luca de Tena al referirse al supuesto de falta de poder y el actuar del representante, “…. es aquella persona que, sin autorización de ninguna especie, utiliza el nombre de otro y actúa de manera ficticia como su fuera representante suyo[21]”.

VIII.- EFECTOS DEL EL EJERCICIO ANORMAL DEL PODER DE REPRESENTACIÓN:
En principio consideramos oportuno distinguir dos negocios jurídicos, uno el denominado negocio de otorgamiento de la representación (al que ya hicimos referencia), y el segundo al denominado negocio representativo, recordemos que el primero es aquel por el cual la facultad de representación la otorga directamente el representado, es pues un negocio jurídico y como tal debe de cumplir los requisitos de validez de todo negocio o acto jurídico señalados en el artículo 140 del Código Civil.[22]
El segundo, denominado negocio representativo, es el que celebra el representante con un tercero en ejercicio de las facultades otorgadas en el negocio de otorgamiento de representación.
Debe quedar claro que si el representante cumple con todos y cada uno de los requisitos de la representación y actúa en nombre e interés del representado (contemplatio domini), la eficacia del negocio jurídico representativo se desvía a la esfera del representado, como si este hubiera obrado por si mismo. Ospina y Ospina señalan: “… los vínculos jurídicos producidos por el acto se atan entre el representado y las personas que negocian con el representante, mientras que la órbita jurídica de este último permanece indiferente, al margen de la operación, lo que se explica suficientemente, por cuanto dicho representante no ha obrado para sí, sino para el representado.[23]” Sensu contrario, y aún cuando nuestra jurisprudencia y cierto sector de la doctrina no tienen claro, cual es la consecuencia jurídica del o los efectos del negocio realizado por el falsus procurator (en los tres supuestos del ejercicio anormal de la representación), nosotros concluimos, en opinión que compartimos con un grueso sector de la doctrina[24] que el acto realizado por el falsus procurator es ineficaz respecto del representado, dicho de otra manera no produce efectos jurídicos en la esfera del dominus, y para ser más claros aún, diremos que el negocio celebrado por el falsus procurator es válido, por tanto no es nulo ni anulable, sino ineficaz.

IX.- LA REPRESENTACIÓN PROCESAL:
El tratamiento que por separado hacemos de la Representación Procesal, en este trabajo obedece a una finalidad académica, pues hemos dejado sentado que tanto a nivel de los formantes legislativo, doctrinal y jurisprudencial, solamente existen dos clases de representación, legal y voluntaria, la primera es aquella que nace de la norma, y la segunda es la que surge de la autonomía privada del sujeto denominado representado o dominus.
Ahora bien, la representación procesal, en puridad es representación voluntaria, y todo lo dicho hasta aquí sobre la representación voluntaria le es aplicable, por ella una persona faculta a otra para comparecer en sede judicial, es decir representarlo en el ámbito de un proceso, así el poder de representación para litigar, puede ser otorgado por escritura pública o por acta ante el Juez del proceso.
La representación procesal puede ser general o especial, las facultades generales están debidamente señaladas en el artículo 74 del Código Procesal Civil[25] y las especiales en el artículo 75 del mismo cuerpo de leyes.[26] Está representación se rige por el carácter de literalidad, así por ejemplo, si en el poder de representación procesal no figura la facultad de transigir, conciliar o allanarse, no es posible que el representante pueda realizar en nombre del representado dichos actos procesales, mucho menos creo, sería posible que un Juez permita al representante ejercer facultades que no tiene, de lo contrario se estaría configurando el ejercicio anormal del poder de representación y específicamente la violación de las facultades otorgadas. Por otro lado, el artículo 436 del Código Civil regula el denominado emplazamiento del apoderado, norma que literalmente dispone:
“Artículo 436.- Emplazamiento del apoderado.- El emplazamiento podrá hacerse al apoderado, siempre que tuviera facultad para ello y el demandado no se hallara en el ámbito de competencia territorial del Juzgado.”
Lo que en rigor regula el artículo que comentamos, es la posibilidad de emplazar a un representante o apoderado, para ello la norma exige la concurrencia de dos requisitos:
1.- Que, el apoderado tenga la facultad de poder ser emplazado, está facultad es especial por tanto en el poder de representación debe constar de manera literal, y
2.- Que, el demandado no se hallara, en el ámbito de la competencia del Juzgado, de modo que no basta que la facultad especial de emplazamiento conste en el poder de representación, sino que el representado domicilie fuera de la competencia del Juzgado.

XI.- CASO EXP. N.° 04126-2006-PA/TC: JOSÉ PATROCINIO RUITÓN CARRASCO1.- Resumen de los hechos: El 12 de abril de 2004, don José Patrocinio Ruitón Salazar, en representación de don José Patrocinio Ruitón Carrasco interpone demanda de amparo contra el Segundo Juzgado de Paz Letrado de La Libertad, con sede en Trujillo, con el objeto de que se deje sin efecto las resoluciones judiciales expedidas por dicho juzgado en el proceso de alimentos seguido por doña Evelyn Rodríguez Matute contra su representado; y que por consiguiente se reponga el proceso a la etapa de emplazamiento.2.- Fundamentación jurídica de los hechos: Refiere el demandante que tales resoluciones emitidas en el proceso de alimentos seguido por doña Evelyn Rodríguez Matute vulneran su derecho al debido proceso, especialmente su derecho de defensa. Aduce que la demanda y el auto admisorio en el proceso de alimentos no le fueron notificados válidamente a su representado en su domicilio real en Lima, pese a que el juzgado emplazado tenía pleno conocimiento de su ubicación por medio de documento público, desde el 25 de febrero de 2003. Asimismo, precisa que debido a esta falta de notificación su representado no se apersonó al proceso, siendo declarado rebelde, no notificándosele, además, la sentencia dictada con fecha 31 de octubre de 2003.3.- Sustentación de la sentencia del Tribunal Constitucional: El Tribunal Constitucional considero que la demanda debía desestimarse, pues afirma, que de la revisión del proceso se desprendía que la demanda, auto admisorio y demás actuados habían sido notificadas al apoderado del demandado, quien contaba con los poderes necesarios para demandar, reconvenir, contestar demandas y reconvenciones; asistir a las audiencias, conciliación y prueba, desistimiento del proceso y de la pretensión; presentar en su nombre los recursos que fueran necesarios, entre otros actos, tal como consta en el “Poder General y Especial”, a reglón seguido el Tribunal concluye, que no se ha generado estado de indefensión en el demandante, pues su apoderado ha admitido haber sido notificado con las respectivas actuaciones judiciales.
Por otro lado el Tribunal culminó su sentencia manifestando que, teniendo en cuenta la actuación del demandante, conviene precisar que el proceso judicial de alimentos tiene una naturaleza especial, toda vez que se relaciona con la prestación de aquello que es indispensable para la subsistencia, habitación, vestido o educación de los niños, entre otros aspectos, motivo por el cual requiere de los actores procesales y, principalmente, del responsable de la obligación alimentaria –cuando así lo determine el juzgador–, una urgente atención y no la utilización de medios que tienen como fin el retardo o ineficaz cumplimiento de tal obligación, más aún cuando, conforme se desprende del artículo 6 de la Constitución, es deber de los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos. Fundamentos que determinaron que la pretensión de amparo fuera desestimada.

X.- POSICIÓN CRITICA:
Con todo lo expuesto, y asumiendo una posición crítica respecto de la actuación del Tribunal Constitucional en el caso materia de análisis, creemos en primer lugar, que el colegiado no ha tenido presente la Naturaleza de la Representación, institución jurídica que tiene su fuente en la autonomía privada del representado o poderdante, y que por tanto nace con su sola declaración de voluntad.
Así las cosas, la declaración de voluntad del representado es la que legitima o autoriza el actuar del representante o apoderado, y que las facultades con las que puede celebrar el negocio representativo o actuar intra proceso deben constar en el poder de representación.
En el caso de la representación procesal, los jueces debemos tener presente cuales son las facultades con las que el apoderado judicial actúa, si estas son generales o especiales, y en el caso de estas últimas tener en cuenta el principio de literalidad, así, si del poder de representación se aprecia, que el apoderado judicial no tiene facultades para conciliar no es posible promover la conciliación, lo mismo sucede si el apoderado no tiene facultades para ser emplazado, lo contrario significa, que el acto procesal celebrado adolece de nulidad insalvable.
En el caso del emplazamiento al apoderado, el Tribunal Constitucional no ha evaluado la dispuesto por el articulo 436 del Código Procesal Civil, puesto que tratándose de una facultad especial ésta debía encontrase literalmente consignada en el poder de representación, hecho que no ha ocurrido, pues no es lo mismo tener facultades para contestar demandas que tener facultades para ser emplazado con la demanda, al tener por válida dicho emplazamiento no cabe duda que se ha creado un estado de indefensión al demandado.
La posición adoptada por nuestro Tribunal Constitucional puede traer serias controversias, pues para dicho colegiado el emplazamiento a un apoderado judicial, sin facultades para ser emplazado, es válido y produce efectos en la persona del representado.
Por otro lado, nos llama la atención que el Tribunal Constitucional, haya sustentado su ponencia en la naturaleza especial del derecho de alimentos, sin ponderar debidamente el derecho al debido proceso que le asiste al demandado, quien a juicio nuestro, ha sido sentenciado sin haber sido escuchado.
Sin embargo, creemos que el tema no se agota, pues consideramos surgen varios supuestos, que merecen obviamente un breve análisis, veamos cada uno de ellos.1er. Supuesto: El apoderado judicial es emplazado con la demanda, no obstante carecer de facultades para ello y, como en el caso materia de análisis no se apersona al proceso ni contesta la demanda, así la notificación con la demanda no puede reputarse válida, nos queda claro que el Juez debe revisar nuevamente la relación jurídica procesal, incluso y excepcionalmente está facultad se traslada al acto de emisión de la sentencia.Aquí vale recordar, la representación no obligada ni exige una actuación del representante
2do. Supuesto: El apoderado judicial es emplazado con la demanda, no obstante carecer de facultades para ello, sin embargo se apersona al proceso devolviendo la notificación, debido claro está a que, legalmente no puede ser emplazado, en esta caso el Juez debe ordenar se notifique al demandado en su domicilio real.
3er. Supuesto: El apoderado judicial es emplazado con la demanda, debido a que pues cuenta con facultades para ello, sin embargo devuelve la notificación indicando que, su representado se encuentra en el ámbito de competencia territorial del Juzgado, en este caso el Juez deberá dispone el emplazamiento al demandado su domicilio real.
4to. Supuesto: Ahora bien nos ubicamos en el supuesto que, el apoderado que carece de facultades para ser emplazado, pero si tiene facultades para contestar demandas y, ejerciendo esa facultad contesta la demanda, y en este supuesto el tema se nos complica, pues en nuestra opinión, al carecer el apoderado judicial de facultades para ser emplazado con la demanda, y no obstante se da por emplazado, está violando las facultades de representación que se le confirieron, de modo que el acto así realizado no vinculo al representado.

XI.- CONCLUSIONES:
Luego de de estos breves comentarios, podemos extraer las siguientes conclusiones:1º La representación voluntaria y dentro de ella la procesal, es un negocio jurídico unilateral y recepticio, nace con la sola manifestación de voluntad del representado, declaración que por cierto no obliga al representante o apoderado a celebrar el negocio representativo ni realizar actos procesales dentro un proceso.
2º No obstante que la representación voluntaria no vincula al representante o apoderado, éste amparado en la legitimación que se le concede, al celebrar el negocio jurídico representativo o al realizar actos procesales, debe obrar dentro de los límites del poder y atenerse a las instrucciones del representado.
3º Cuando el representante celebra el negocio representativo o actúa dentro del proceso sin tener en cuenta los límites del poder ni atenerse a las facultades especiales o generales otorgadas, en realidad procede como un representante sin representación, así los actos celebrados no pueden reputarse como actos del representado o poderdante, y por tanto son ineficaces respecto de él.
4º Para que el emplazamiento con la demanda, al representante procesal se repute como válida, es necesario que tal potestad o facultad conste literalmente en el poder de representación, pero además que el demandado domicilie dentro de la competencia del juzgado, lo contrario significaría atentar contra el debido proceso y en puridad contra el derecho de defensa del demandado.
* Magistrado Titular de la Corte Superior de Justicia del Cusco, profesor asociado de la Academia de la Magistratura, profesor contratado de la Universidad Tecnológica de los Andes, egresado de la Maestría en Derecho Civil y Comercial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y lo más importante padre de Franco y Leticia.** Mi agradecimiento a Fernando Murillo Flores, por todo el apoyo otorgado en la elaboración del presente artículo.
[1] MESSINEO, Francesco, Manual de Derecho Civil y Comercial, Traducción de Santiago Sentis Melendo, de la Octava Edición de 1952, Ediciones Jurídicas Europa – América, Buenos Aires 1954.p.404
[2] ALBALADEJO, Manuel, Derecho Civil, Decimosexta Edición, Edisofer, Madrid 2004. P 791
[3] LARENZ, Karl, Derecho Civil, Parte General, traducción y notas de Miguel Izquierdo y Macías –Picavez, de la Tercera Edición original alemana de 1975, Editorial Revista de Derecho Privado, Editoriales de Derechos Reunidas, Madrid 1978, p. 756
[4] TORRES VÁSQUEZ, Aníbal, Acto Jurídico, Segunda Edición, IDEMSA, Lima 2001, p. 327
[5] VIDAL RAMÍREZ, Fernando, El Acto Jurídico, Cuarta Edición, Gaceta Jurídica editores, Lima 1999, p.172 “La utilidad práctica de la representación radica en que facilita enormemente la concentración de actos jurídicos, pues permite celebrarlos entre personas ausentes o que por cualquier otra situación de hecho o de derecho les está impedido celebrarlos por sí y directamente. Además mediante ella pueda suplirse la falta de capacidad de ejercicio en las personas naturales.”
[6] LARENZ, Karl, op.cit. p. 756
[7] Artículo 164.- Manifestación de la calidad de representanteEl representante está obligado a expresar en todos los actos que celebre que procede a nombre de su representado y, si fuere requerido, a acreditar sus facultades.[8] Artículo 145.- Origen de la representaciónEl acto jurídico puede ser realizado mediante representante, salvo disposición contraria de la ley.
La facultad de representación la otorga el interesado o la confiere la ley.
[9] FLUME, Wemer, op.cit. p.909
[10] Artículo 156.- Poder por escritura pública para actos de disposiciónPara disponer de la propiedad del representado o gravar sus bienes, se requiere que el encargo conste en forma indubitable y por escritura pública, bajo sanción de nulidad.[11] DIEZ PICASO, Luis, La representación en el derecho privado, Madird, Civitas, 1979, p. 133
[12] FLUME, Wemer, op.cit. p.915
[13] ALBALADEJO, Manuel, op. cit. p. 804
[14] TORRES VÁSQUEZ, Aníbal, op.cit. p. 378
[15] artículo 157 del Código Civil, que señala: “El representante debe desempeñar personalmente el encargo, a no ser que se le haya facultado expresamente la sustitución.”
[16] TORRES VÁSQUEZ, Aníbal, op.cit. p. 370
[17] FLUME, Wemer, op.cit. p.930
[18] ALBALADEJO, Manuel, Derecho Civil, ob. cit. p. 827. “Según lo que llevamos ya visto, queda claro que cuando se habla de representación sin poder, se laude a haberse celebrado un negocio representativo sin poder bastante para ello. Lo que ocurre cuando: 1° Nunca existió poder. 2°Exitió pero este ya se extinguió. 3° Existe, pero no comprende el negocio celebrado. MESSINEO, Francesco, ob. Cit. p. 426. “En el desarrollo de la actividad, el representante – además de no hacer saber a los terceros que obra en nombre del representado – puede: A) Excederse de los poderes que se le han conferido, o violar la procura; B) o bien obrar, cuando no es ya representado; C) o bien obrar sin haber sido – nunca – representante; D) o bien encontrarse en conflicto de intereses con el representado; E) o bien (caso de la representación legal) obrar sin las necesarias formas habilitantes”. TORRES VÁSQUEZ, Aníbal, op.cit. p. 370 “… no es posible la representación directa cuando una persona se presenta al exterior atribuyéndose una representación de la que realidad carece (falsus procurator – representante falso -), o cuando teniendo poder el representante se excede ene lo límites de su contenido, atribuyéndose facultades que no le han sido conferidas o violando las otorgadas, o bien se excede los límites temporales del poder por haberse extinguido.” En la misma línea VIDAL RAMÍREZ, Fernando, op. cit. p. 224.
[19] Artículo 161.- Ineficacia del acto jurídico por exceso de facultadesEl acto jurídico celebrado por el representante excediendo los límites de las facultades que se le hubiere conferido, o violándolas, es ineficaz con relación al representado, sin perjuicio de las responsabilidades que resulten frente a éste y a terceros.También es ineficaz ante el supuesto representado el acto jurídico celebrado por persona que no tiene la representación que se atribuye.
[20] MESSINEO, Francesco, ob. Cit. p. 426.
[22] Artículo 140.- Noción de Acto Jurídico: elementos esencialesEl acto jurídico es la manifestación de voluntad destinada a crear, regular, modificar o extinguir relaciones jurídicas. Para su validez se requiere:
1.- Agente capaz.
2.- Objeto física y jurídicamente posible.
3.- Fin lícito.
4.- Observancia de la forma prescrita bajo sanción de nulidad.
[23] OSPINA FERNÁNDEZ Guillermo y OSPINA ACOSTA, Eduardo, Teoría General del Contrato y de los demás Actos o Negocios Jurídicos, Cuarta Edición, Editorial Temis, Santa Fe de Bogotá 1994.
[24] ALBALADEJO, Manuel, Derecho Civil, ob. cit. p. 828. “Ahora bien, el negocio representativo celebrado sin poder es un negocio menos sólido que el celebrado con él, porque: 1°Si bien no es un negocio nulo ni anulable, sino válido, es, sin embargo, ineficaz para aquél en cuyo nombre se ha concluido. 2° Es un negocio revocable, antes de la ratificación por el tercero que lo celebró con el representante.” MESSINEO, Francesco, ob. Cit. p. 426. “a) Ninguna eficacia vinculante, respecto del representado, despliega la actividad del representante desarrollada excediéndose de los poderes que se le han conferido, o con violación de la procura. continúa el autor. Sin embargo, el negocio realizado por el representante en las circunstancias que acabamos de indicar, no es nulo, está solamente suspendida su eficacia. TORRES VÁSQUEZ, Aníbal, op.cit. p. 370 “… En todos los casos de falta o exceso de poder no es posible que actué el mecanismo de la representación, por lo que el acto llevado a cabo por el falso representante no es susceptible de producir efectos para el dominus, o sea, es ineficaz para él. Nótese que, según la norma del artículo 161, el acto realizado por el falsus procurator no es nulo (acto que no produce ningún efecto) ni anulable (acto que produce efectos mientras no sea declarado judicialmente nulo), sino solamente ineficaz ´nicamente para el dominus. En otros términos, el acto concluido por el falsus procurator es inoponible al dominus.”
[25] Artículo 74.- Facultades generales.- La representación judicial confiere al representante las atribuciones y potestades generales que corresponden al representado, salvo aquellas para las que la ley exige facultades expresas. La representación se entiende otorgada para todo el proceso, incluso para la ejecución de la sentencia y el cobro de costas y costos, legitimando al representante para su intervención en el proceso y realización de todos los actos del mismo, salvo aquellos que requieran la intervención personal y directa del representado.
[26] Artículo 75.- Facultades especiales.- Se requiere el otorgamiento de facultades especiales para realizar todos los actos de disposición de derechos sustantivos y para demandar, reconvenir, contestar demandas y reconvenciones, desistirse del proceso y de la pretensión, allanarse a la pretensión, conciliar, transigir, someter a arbitraje las pretensiones controvertidas en el proceso, sustituir o delegar la representación procesal y para los demás actos que exprese la ley.
(*) Publicado en Gaceta Constitucional de Gaceta Jurídica, Tomo IV Abril 2008, pág. 395.
Publicado por Catedra Judicial en 19:50 21 comentarios

No hay comentarios:

 
Elegant de BlogMundi